Un gol en el penúltimo minuto de Martins gracias a un infantil error de la zaga del Arsenal propició que el Birmingham consiguiera el preciado título de la Carling Cup. Éste es el resumen de dicha final, disputada en el nuevo Wembley el 27 de febrero de 2011: